Vuelve al inicio
Entrevistas & Artículos Imágenes Multimedia Filmografía Miscelanea ?
Barra de colores

Una serie de salvajes asesinatos en distintas universidades españolas siembra el pánico entre los estudiantes. El autor de tanta muerte es el Tuno negro. Silke se embarca en una aventura de terror a la española, acaparando de nuevo la atención del público. Una faceta desconocida de la actriz, que en este trabajo rompe con su imagen de musa de la modernidad.

en Hola, estas sola

MI META ES HACER BUENAS PELÍCULAS


Silke es la protagonista de Tuno negro, la primera película de una pareja de directores, a saber, Pedro L. Barbero y Vicente J. Martín. El film supone un auténtico cambio de registro y de imagen en esta actriz que, a sus 27 años, cuenta con una exitosa carrera en el cine. A muchos les sorprenderá ver a una nueva Silke, con el pelo liso y oscuro, vestidos de chaqueta y rostro serio, muy alejada de aquella musa de la sensualidad que demostró ser en Tierra. Tras un tiempo apartada del cine y de las cámaras de los periodistas, Silke volvió a aparecer en películas como ¿Y tú que harías por amor?, Kilómetro 0 o Almejas y mejillones. Ahora participa en uno de los filmes que promete romper las taquillas de este verano.

¿Tuno negro es una película novedosa con respecto a lo que se hace en España?
Por el guión, los actores y todos los ingredientes que tiene, yo creo que la película está muy bien.

Una película de sustos, algo que no se hace mucho en nuestro cine...
De sustos, sustos, no. Últimamente se está metiendo algo más de genero de thriller en el cine español, del que andaba algo escaso. La verdad es que a mí me sorprendió recibir un guión así. Thrillers sí que se habían empezado a hacer, pero cine de terror no.

Esta película supone un cambio importante de registro en tu carrera. De la imagen que dabas en Tierra o Hola, ¿estás sola? has pasado a un vestuario parecido al de Jodie Foster en El silencio de los corderos.
Para mí, como actriz, ha sido muy interesante porque siempre está bien hacer cosas diferentes.

Con dos directores noveles como Pedro L. Barbero y Vicente J. Martín y un elenco de estrellas como Jorge Sanz, Eusebio Poncela y Fele Martínez, ¿cómo ha sido el rodaje?
Ha estado muy bien, todo el equipo estaba súper bien. Los actores muy simpáticos, y con los directores hemos tenido muy buena relación porque entre ellos la tenían.

La imagen de Silke para mucha gente era de chica misteriosa y moderna. ¿Cambiará la opinión de tus seguidores con el papel que interpretas en Tuno negro?
Hay tantas opiniones sobre mí de todos los tipos.... buenas y malas. Pero eso son las ideas y proyecciones de cada uno.

¿Tan mala es la fama para abandonar el cine durante un tiempo como hiciste tú?
Depende de para quién. A mí me vino muy rápido. A lo mejor fue por eso. Ya antes de que se estrenara una película mía me conocía todo el mundo. Es un cambio muy fuerte de las actitudes de la gente contigo, de todo tu entorno. Me pasó en quince o veinte días, que salía a la calle y me reconocía todo el mundo. Y eso es un poco fuerte, para mí lo fue. Ahora, todo el mundo ha aterrizado y mis amigos, mi familia y yo lo llevamos mejor. En su momento lo llevé mal. Pero sí que es muy fuerte lo de la fama.

Los directores dicen que han situado la acción en torno a la figura del tuno porque estaban buscando un icono autóctono y que pudiera jugar con una imagen siniestra. ¿Pero es necesario recordar o recuperar a los tunos, tanto para el cine como para la sociedad?
No creo que sea necesario, pero está bien recordar que están ahí.

En el nuevo cine español se tocan géneros típicos de películas americanas, como en Tuno negro con el terror, y se dice que el espectador se va a identificar mejor al ver a actores de casa en estas situaciones.
Yo pienso que al estar en España te vas a identificar más con el personaje. Vas a pensar que es más probable que te pasen a ti esas cosas que en una película americana. Los momentos en tu vida que te hacen pasar miedo son, por ejemplo, cuando te quedas solo en una casa en el campo, que es lo que pasa en las películas americanas. La próxima vez que vaya alguien por una calle de Salamanca sentirá ese miedo.

Después de las aventuras de actores como Antonio Banderas, Penélope Cruz o Javier Bardem, parece que la meta que se marcan muchos actores es hacer alguna película en el cine americano, el sueño de Hollywood.
Mi meta es ser buena actriz. Mi meta es hacer buenas películas. Prefiero hacer las mejores películas en España que las peores en los Estados Unidos. Me gusta el cine independiente americano, pero el comercial no. No sé si compensa el hacerte famoso mundialmente haciendo el clásico cine americano.

Silke habla sobre Tuno negro
"Me encontré con uno de los guiones mejor escritos que he leído en toda mi vida y con un personaje muy rico. Este guión es un regalo del cielo, tiene magia y un alma alucinante. A medida que trabajo en él me crea más adrenalina y más ganas de trabajar para que todo quede bien. Cualquier actriz daría lo que fuera por un guión así".

Telepolis.com
Texto
Antonio Molina
Fuente

Pagina Anterior Entrevista eresMas.com Menu Principal Entrevista Diario de Sevilla Digital Pagina Siguiente
Volver a menú principal.